23

jun 2012

Diversidad familiar

23 de Junio de 2012. Ofelia Vila Hernandez

La secretaria de Movimientos Sociales y Cooperación de CCOO PV, Ofelia Vila, reivindica los valores de la diversidad y defiende la libertad de las parejas del mismo sexo para formar una familia, amenazada por la política del PP.


Cada vez que oigo al arzobispo Reig Pla lanzar sus opiniones acerca de los matrimonios entre personas homosexuales, me invade una fuerte sensación de indignación y tristeza. ¿Cómo un representante de jerarquía eclesiástica puede tener un conocimiento tan imperfecto de la realidad? La respuesta es obvia: no se relaciona con ella y eso le coloca en un estadio divino,  que nada tiene que ver con lo humano.

Algo parecido le pasa al Partido Popular, que sigue en su empeño de no retirar el recurso que tiene interpuesto ante el Tribunal Constitucional en contra de los matrimonios entre personas del  mismo sexo. Pero, ¿por qué les molesta? Es curioso que no permitan su felicidad y en cambio, no se preocupen en absoluto de las miles de familias que tienen a todos sus miembros en paro, que van hacia la miseria gracias a los ajustes que recortan derechos.

Por esa postura intransigente, este arzobispo y determinados dirigentes políticos, no conocerán nunca la gratificante felicidad que emana de dos de mis amigas, que celebraron su matrimonio cuando se produjo la visita del Papa a Valencia. No contaron con su bendición, pero, en un acto solemne, sí contaron con el apoyo, el cariño y la complicidad de las personas que tuvimos el honor de asistir al enlace. Ahora tienen una preciosa hija que las colma de alegría. Y no observo ninguna diferencia entre esta familia y las familias que la tradición bendice: las formadas por personas heterosexuales. Bueno sí, hay diferencias porque ellas han tenido que luchar contra la intransigencia, la incomprensión y el rechazo de la Iglesia y la derecha más conservadora.

Las dificultades que han pasado han desarrollado, más si cabe, su sentido de la solidaridad y el afán de defender su hogar y su familia con tesón. Y en este empeño, el amor que las llevó a unirse todavía se ha fortalecido más. Su hija es una niña preciosa, pizpireta y revoltosa que no tiene ningún tipo de trauma con los que amenazan la derecha más reaccionaria y algunos representantes de la jerarquía eclesiástica. Muy al contrario, crecerá con la riqueza de los valores que la diversidad familiar otorga a la sociedad.

En estos tiempos convulsos, no podemos renunciar a ese derecho básico que todo ser humano tiene: conseguir su felicidad, basada en la libre opción de elegir a la persona con la que compartir tu vida. Mucho nos ha costado conseguir que sean reconocidas legalmente las uniones diferentes a las que la tradición, las costumbres y la ordenanza religiosa nos habían impuesto, para que ahora las soflamas viscerales que se lanzan desde los púlpitos o desde algunos foros políticos nos restrinjan las libertades.

Por eso es tan importante participar en la manifestación del Orgullo LGTB, que el día 23 saldrá del Parterre en Valencia a las 19 horas. La defensa de los derechos laborales y sociales de este colectivo, es inaplazable.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.