6

dic 2013

¿Cuándo pasa el próximo autobús?

6 de Diciembre de 2013. CCOO PV

Publicado en el diario Información de Alicante


Los trabajadores no nos movilizamos por una subida salarial, ni por una mejora de las condiciones de trabajo, nos movilizamos por la defensa del transporte público, porque somos y queremos seguir siendo un servicio público

A esta pregunta vamos a tener que responder de forma colectiva, porque de la ciudadanía depende que pase como venía pasando o simplemente que pase, en el sentido más pasota del término. Parece que la Generalitat ha decidido que el Transporte Público no le es rentable en votos y por tanto no tiene por qué hacer un esfuerzo con nuestro dinero en su mantenimiento. Para el PP nuestro dinero está mejor invertido en un aeropuerto sin aviones fruto de las corruptelas del ya condenado Fabra, que se afeita todos los días fuera de la cárcel, y que nos ha estado robando también todos los días, pero ¡bueno! como dice su hija, «que se joda» y que sea cuanto antes, que no seamos siempre los mismos.

La Generalitat anuncia en el Boletín Oficial de la Comunidad Europea de 29 de septiembre de 2013 un concurso para el Transporte en el Área Metropolitana de Alicante con un valor de 5 millones de euros, sin embargo en los presupuestos para el año 2014 solamente hay una partida de 24 mil euros, que no da ni para cambiar las ruedas de unos cuantos autobuses, y esos mismos presupuestos dotan de 10'84 millones para el mantenimiento del citado aeropuerto del abuelito.

¿Pero qué está pasando para que quieran eliminar un sistema pionero en el estado español y que, con su problemas, ha estado funcionando bien desde su creación en el año 1999?. Es decir, eliminarlo tras catorce años en los que las personas usuarias hemos podido disfrutar de un Transporte en el Área Metropolitana de Alicante que ha permitido la unificación de tarifas con independencia del destino al que vayamos, que ha permitido el trasbordo entre el tranvía y el autobús facilitando la conectividad entre los barrios y las poblaciones. En definitiva, mucho hablar de movilidad sostenible, pero a las primeras de cambio nos dejan sin TAM, que es lo mismo que decir sin una herramienta de movilidad sostenible asequible a la ciudadanía.

Y lo que está pasando es que esta cuadrilla de mangantes, que firman indultos en solidaridad propia, han decidido dar el apretón final y quitarnos todo lo que sea usado por la clase trabajadora. Porque ellos son de otra clase, no usan el autobús, como no van a los colegios públicos ni usan la sanidad pública, salvo que estén muy malitos, ellos que son los que apuestan por la liberalización, es decir, por dar a sus amigos los negocios públicos convirtiéndolos en privados. Ésos son ellos, y nosotros, la gran mayoría somos los que sufrimos sus decisiones, si no somos capaces de remediarlo.

Los trabajadores del Transporte en el Área Metropolitana nos hemos propuesto ponérselo difícil, y por eso hemos convocado movilizaciones, concentraciones, manifestaciones y huelgas durante todo el mes de diciembre. Pero el transporte público no es de los trabajadores, es de toda la ciudadanía, por ese motivo, necesitamos del apoyo popular para evitar que se rompa el TAM. Como decía Pere Casaldáliga: «Tu cabeza sólo anda en la medida en que caminan sobre la tierra tus propios pies». Es decir, que tendremos que andar con tiento, o nuestros derechos se los llevará la avaricia.

El transporte Urbano es competencia del Ayuntamiento de Alicante y el Interurbano de la Generalitat Valenciana. Fruto de un acuerdo en el año 1999 se creó el TAM y estas dos administraciones acordaron la manera de financiación, el Ayuntamiento se comprometía a pagar los kilómetros dentro del término municipal y la Generalitat el resto. Y el acuerdo ha funcionado durante años, hasta que la Generalitat pasó de aportar cuatro millones en el 2010 a solamente uno y medio en el 2011 y 250 mil euros en el 2012. En el año 2013 todavía no ha aportado nada y pretende seguir en esa línea.

Eso, y las disputas políticas en el seno del PP, es lo que ha provocado que el TAM esté en peligro. Parece que Fabra esté molesto porque Castedo dimitió, molesto con el caso brugal, gurtel o la falta de apoyo en el Consell, y le esté dando una patada usando el culo de todos los alicantinos y las alicantinas.

No es competencia de los Ayuntamientos de San Joan, Mutxamel, San Vicente o El Campello, tampoco lo es de la Diputación de Alicante. Lo sabemos, la competencia es de la Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento de Alicante, pero creemos toda la ciudadanía debemos ser parte de la solución porque el que no aporte será parte del problema, y así será recordado.

Los trabajadores no nos movilizamos por una subida salarial, ni por una mejora de las condiciones de trabajo, nos movilizamos por la defensa del transporte público, porque somos y queremos seguir siendo un servicio público.

De la crisis hay varias maneras de salir, con menos derechos y más pobres como pretenden, o aprovechando para recuperar los negocios que se dieron a las amistades, con o sin bigotes. Nosotros apostamos por recuperar lo público para todas aquellas personas que lo usamos, por acabar con los beneficios millonarios a costa de la clase obrera. Apostamos por la defensa de los puestos de trabajo, que lo que puede sobrar son asesores y no conductores.

Y porque tenemos claro lo que somos, nos movilizamos y llamamos a la población a que entienda y comparta nuestras reclamaciones contra la posible ruptura del TAM, que exija junto a los trabajadores del TAM, más y mejor transporte público con una financiación adecuada. El día 12 de diciembre estaremos de huelga, y estaremos hasta el día 20 de diciembre de momento. Aunque esperamos que las movilizaciones previas eviten la huelga y garanticen un acuerdo entre las administraciones que nos permita mantener un transporte público de calidad.

Pero si insisten en romper el TAM, el día 14 de diciembre, la ciudadanía tiene la oportunidad de demostrarle al Consell, con una manifestación que comenzará a las 18:30 en la puerta de la Diputación, que el transporte público no se rompe, el transporte público se defiende.
Allí nos veremos, o quizás, con la presión y la razón de nuestro lado, no haga falta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.