2

abr 2014

Recuperar empleo con derechos y la democracia en las empresas

2 de Abril de 2014. Consuelo Navarro Sanchez

Por Consuelo Navarro Sánchez, Secretaria General de CCOO l'Alacantí-les Marines


El peso que se descarga sobre los trabajadores y trabajadoras viene siendo altísimo y eso se traduce en cuestiones que podemos verificar como sindicato, porque las vemos y tocamos todos los días en la gestión del conflicto que hacemos en las empresas. Pero también las describen otros actores que a modo de informes y estudios económicos y sociológicos nos dicen que, por ejemplo, España es el país con la mayor brecha entre ricos y pobres de la OCDE. En nuestro país, la desigualdad económica se incrementó un 3% entre 2007 y 2010, cuando en el resto de países ninguno llegó a subir del 1.5%. Y esto debido al desempleo y a que nuestro sistema de protección social, que ha padecido las cornadas más brutales de todo el tiempo de la democracia, ha dado una peor cobertura a los menos protegidos.

En nuestra provincia los hogares en los que hay alguna persona en desempleo que son mantenidos por los pensionistas son 17.300, con pensiones medias de menos de 800 euros. El número de hogares en los que no hay ninguna persona con ingresos se sitúa en 48.400.

Toxo decía hace poco que la población española lleva ya seis años sufriendo la crisis, con un empobrecimiento cada vez mayor, mientras los bancos, a los que se les ha dado mucho dinero para salvarse, anuncian beneficios "extraordinarios". Y sí, la gente está harta porque, por ejemplo, la cobertura a los tres millones de personas que hoy no perciben ni salarios ni prestaciones ni pensiones costaría 4.000 millones de euros que es la décima parte de lo que ha costado el último paquete de ayuda a las entidades financieras.

Esto son algunos datos que venimos denunciando de manera sistemática desde que esta gran estafa del capitalismo nos ha colado a la clase trabajadora más pobreza, generación de indefensión, pérdida de expectativas laborales, y un sistemático ataque desde los poderes económicos, apoyados en los lobbies empresariales y casta política conservadora, "de sus privilegios? contra cualquier movimiento organizado de trabajadores y trabajadoras u de otro carácter, como últimamente está pasando con las Marchas del 22M, los estudiantes a los que criminalizan y sancionan por denunciar el acoso y derribo de la educación pública entre otros.  Permítanme que traiga aquí también a los 8 sindicalistas de Airbus y a los 5 de La Rioja, para los que el fiscal pide entre 8, 5 y 2 años de cárcel.

Si miramos alrededor nuestro, aquí por Alicante, en las empresas, en los centros de trabajo encontramos un deterioro infame de nuestras condiciones de trabajo, pérdida salarial, modificaciones de jornada, horarios, despidos que justifican con el ET después de las sucesivas reformas laborales que vienen imponiendo hasta ahora, para volver a contratar a trabajadores/as más baratos y en condiciones más precarias, perdida de derechos sociales. Y todo eso avalado por por la Troika y las instituciones europeas. Y a las que el gobierno del PP tan dócilmente sabe poner la oreja para coger la tijera y emplearla sobre nuestro lomo.

Las empresas alicantinas se descuelgan de los convenios colectivos con una facilidad que no tenían antes de la reforma, y muchas de ellas con el objeto de aumentar beneficios, y sobre todo porque ahora la estrategia empresarial pasa por aumentar los niveles de economía sumergida, porque si no no se entiende la escalada actual.

¿Nos acordamos de Rosell cuando dijo que los parados debían aceptar cualquier trabajo por malo que sea y malas las condiciones que tengan?  Pues esto es lo que está calando, y ante esto la materia de trabajo que tenemos las organizaciones sindicales, con nuestras armas que no son más que concienciar del poder que tenemos como fuerza de trabajo, de la necesidad de estar organizados, y de que la unidad y la movilización cuando toca es imprescindible para obligar a sentar a la otra parte, a la abusadora a repartir las cargas de otra forma.

No debemos perder la perspectiva política que como clase trabajadora y sabiendo el lugar que ocupamos en esta sociedad debemos tener.  Y es que en las elecciones europeas un voto será una escalera antiincendios, así que votemos por un plan de emergencias que no sea el que nos vienen ofreciendo y que precisamente nos está ahogando.

Por ello, que este 3 de abril en Alicante, a las 19:30h en las escaleras del Jorge Juan, convocamos a la clase trabajadora y al conjunto de la ciudadanía a través de la Cumbre Social y todas aquellas asociaciones o movimientos que se sientan convocados con nuestra exigencia, que no es otra que: Empleo con derechos y defensa de la negociación colectiva.

La lucha por la justicia social y la igualdad es la faena de los sindicatos de clase, y nadie va a impedir que peleemos por los derechos de las personas, de los trabajadores/as a los que representamos. No nos vamos a esconder, por eso salimos a la calle, a visibilizar nuestro rechazo a las políticas austericidas, a visibilizar nuestra apuesta por el empleo, por la democracia en las empresas, por una Europa al servicio de la ciudadanía y no de los mercaderes, porque esta falacia política no siga descargándose sobre nosotras. No son tiempos para el silencio, ni para el cansancio, aunque necesitamos que cada vez se incorporen más personas concienciadas e indignadas que la transformen en acción directa colectiva y organizada contra unas decisiones políticas antidemocráticas y explotadoras, con nuestra vida no se juega, y nuestra dignidad no está en venta.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.