28

may 2014

Las elecciones sacuden Europa

28 de Mayo de 2014. Paco Molina Balaguer

El secretario general de CCOO PV, Paco Molina, realiza un análisis del resultado de los comicios para el Parlamento Europeo del pasado domingo.


Este proceso electoral parecía ajeno a la ciudadanía, como si las decisiones que en Europa se dictaran no fueran a afectar a nuestro día a día. Ese era un temor del sindicato, que la falta de participación fuera una expresión de la indiferencia y el alejamiento de las instituciones comunitarias. Pero acercarnos a la mitad de la población con derecho a voto y superar los índices de las elecciones anteriores, teniendo en cuenta el momento y lo que convocaba, sobrepasa los pronósticos más agoreros.

Los resultados globales evidencian un voto de castigo a los recortes y la austeridad desde los extremos, con una notable subida de la izquierda y el preocupante crecimiento de una derecha que se compone de personas euroescépticas y antieuropeas.

En nuestro territorio estas elecciones han marcado el inicio de un nuevo ciclo, tras dos décadas de aplastantes mayorías del Partido Popular. La duda está en si la evidente quiebra del bipartidismo ha venido para quedarse o es algo pasajero. Esto dependerá de cómo hagan la digestión los grandes partidos y de cómo gestionen su éxito las fuerzas vencedoras. Porque si en algo no hay discusión, es en la irrupción de Podemos, que abre nuevas y buenas perspectivas por lo que ha supuesto de entrada de aire fresco. Asimismo, asistimos al crecimiento y consolidación de Izquierda Unida-Esquerra Unida y, en cuanto a Compromís, habrá que esperar a sus resultados de las próximas convocatorias que tienen una clave más local.

Pero el viraje hacia fuerzas progresistas y de izquierdas tiene que plasmarse ahora en otra forma de hacer política en Europa. Son muchos los retos a los que se enfrenta, uno de los primeros la paralización del Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión comprometido con Estados Unidos para este verano. Pero el principal desafío será el de darle un nuevo rumbo y acabar con las políticas neoliberales que nos han llevado a un escenario de pobreza creciente y disminución de derechos.

Los trabajadores y trabajadoras seguiremos presionando para que el pilar social vuelva a sustentar la construcción europea, denunciando una competitividad que se basa en la reducción de salarios, la falta de condiciones laborales, la insuficiente protección social y la injusta fiscalidad. Para ello, a través de la Confederación Europea de Sindicatos hemos propuesto alternativas como un Plan de Inversiones que permitiría crear 11 millones de empleos, la implantación de un salario mínimo común o la de una renta garantizada de ciudadana. Y desde ayer exigiremos estas medidas con fuerza renovada, porque si algo nos ha recordado estos comicios es que el voto es la única forma pacífica de cambiar las cosas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.