20

oct 2014

Trabajar barato nos sale caro

20 de Octubre de 2014. CCOO PV

Publicado en Levante EMV


Esta larga y profunda recesión que vivimos, que se ha cebado especialmente en nuestro territorio, ha tratado de superarse devaluando las condiciones laborales y recortando derechos. Así, mientras en otros países se apostaba por construir una nueva economía basada en el conocimiento y la innovación, aquí aprobábamos reformas laborales que desprotegían a trabajadores y trabajadoras y aumentaban la conflictividad.

Parece que nuestros Gobiernos han optado por un modelo en el que España solo sea capaz de diferenciarse en costes laborales: trabajar más barato, con más facilidades para el despido, de forma temporal y precaria. Sin embargo, nos rodean las pruebas que demuestran que este camino ni es justo ni está superando los males endémicos que nos han llevado a esta situación. Así que, desde CCOO consideramos que ha llegado el momento de dar un giro y apostar por una economía productiva y cooperativa, de alto valor añadido y con garantías laborales.

Hace ya un año asistí, junto con el conseller de Industria y el presidente de la Cierval, a la presentación de un estudio de la Red de Institutos Tecnológicos (REDIT) en el que se demostraba que la productividad de una empresa está íntimamente ligada a su capacidad de innovar. Los datos evidenciaban que las empresas que colaboran de forma habitual con un instituto tecnológico tienen una productividad, entendida como el volumen de facturación por persona empleada, un 9% superior. También se demostraba que el valor de las exportaciones respecto a la cifra de negocios de estas empresas es un 17% superior. Es decir, que la innovación y la colaboración con agentes especializados son un factor clave de competitividad para la empresa.

La propuesta de Presupuestos que ultima el Consell podría ser una oportunidad para revertir la constante disminución de las partidas relativas a I+D+i. En innovación empresarial, este año han reducido un 63% y en la REDIT llevan acumulada una merma del 56% desde 2010. Preocupante tendencia, sobre todo con un tejido productivo como el nuestro, en el que predominan las pequeñas y medianas empresas.

El prólogo del president Fabra a la Estrategia de Política Industrial Visión 2020 dice que ésta "nace con el objetivo de constituirse en la hoja de ruta de la economía valenciana para la etapa 2014-2020, que será de recuperación y expansión, a través de una reorientación gradual de su patrón de crecimiento hacia actividades más basadas en el conocimiento y la innovación". Veremos en pocos días si la Generalitat es capaz de hacer tal ejercicio de coherencia.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.