6

nov 2014

La historia se empieza a escribir de otra manera

6 de Noviembre de 2014. CCOO PV

La reparación de las personas represaliadas durante la dictadura franquista ha sido una asignatura pendiente en nuestro país. Únicamente la justicia argentina ha sido capaz de recoger las denuncias de las víctimas.


La reparación de las personas represaliadas de la época de Franco, ha sido una asignatura pendiente en nuestro país. Los distintos gobiernos de la democracia no pusieron en marcha las medidas necesarias para que la justicia reconociera a todas aquellas personas que sufrieron los efectos de la sanguinaria policía política franquista, en su lucha por la libertad y la democracia.

Con el discurso imperante en aras de la reconciliación, los crímenes, torturas, desapariciones quedaron en el baúl de los olvidos, a pesar de las últimas recomendaciones de los organismos internacionales a favor del reconocimiento y la reparación de las victimas del franquismo.

Únicamente la justicia argentina, y en concreto la jueza María de Cubría, ha sido capaz de recoger las denuncias de las víctimas del franquismo y abrir una causa que empieza a tener sus efectos.

Ya hace un año que fuimos a denunciar las torturas y vejaciones sufridas por un grupo de personas de la Universidad de Valencia, que, en el año 1971, cayeron en una redada de la Brigada Político Social, acusadas de pertenecer al Partido Comunista. Y el pasado día 21 de octubre tuve el honor de acompañar a integrantes de la Asociación de Represaliados Políticos del Franquismo en el País Valenciano. Ellos y ellas también realizaron sus denuncias en el consulado Argentino de Madrid.

La mayor parte de las personas que hemos ido a denunciar somos militantes de CCOO en las distintas ramas y territorios, y nuestro sindicato forma parte de la Plataforma por la Memoria Histórica, en el ámbito estatal.

Gracias a los esfuerzos de la justicia argentina, se ha dictado orden de detención contra ministros de Franco que tuvieron un activo papel en la represión y asesinato de antifranquistas, como Martín Villa, presunto responsable de la muerte de 6 obreros cuando salían de una asamblea en una iglesia de Vitoria.

También, entre otros expolicías, se ha dictado orden de detención internacional contra Benjamín Solsona, conocido torturador de Valencia.

Desde aquí animamos a denunciar a todas aquellas personas que sufrieron la represión del régimen fascista de Franco. Recordamos que son crímenes de lesa humanidad, así los ha titulado la jueza argentina, y no prescriben. En determinados casos son los descendientes de las víctimas los que tienen que denunciar, dado que las personas que fueron represaliadas, o bien han muerto, o continúan desaparecidas.

La historia se empieza a escribir de otra manera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.