8

abr 2015

La Ley de Participación Institucional: una apuesta democrática con todos los sindicatos

8 de Abril de 2015. Bernat Asensi Honorato

Por Bernat Asensi Honorato, secretario de Comunicación y Relaciones Institucionales CCOO PV.


Hemos conseguido ponernos de acuerdo los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, con la patronal CIERVAL. También lo hemos hecho con los partidos políticos representados en Les Corts Valencianes. Así hemos enmendado una la Ley de Participación Institucional (en adelante LPI), que no ha recibido ningún voto en contra, o si lo prefieren, la sola abstención de un grupo parlamentario. Pocas iniciativas legislativas han alcanzado este grado de consenso en la legislatura valenciana que ha terminado.
 
Como era de esperar, algunos de los sindicatos minoritarios, incluso muy minoritarios, han reaccionado al ver esfumarse sus expectativas. El primer Anteproyecto de LPI que se presentó hace ya tres años recibió el aplauso, entre otros, del Sindicato Independiente (SI) del señor Fermín Palacios. Este ciudadano se ha arrogado la terrible tarea de amenazar a las empresas en las que se presentan candidaturas de CCOO, para que promuevan las del SI, con intimidaciones más propias de matones que de sindicalistas.
 
El sindicalismo amarillo ha demostrado que queda lejos de representar los intereses de la mayoría de la clase trabajadora y, por eso, apenas supera la barrera del 3%. También recibe ayudas, aunque públicamente no de cuentas, como sí lo hace CCOO. Para saber ingresos y gastos solo hay que acceder a nuestra página web.
 
Nos opusimos a la inicial LPI del mismo modo que lo hizo el Consejo Económico y Social (CES) y el Consell Jurídic Consultiu y nos hemos sumado a la redacción definitiva cuando se han aplicado los cambios que recomendaban ambas instituciones. Por el mismo motivo que lo han hecho casi todos los grupos parlamentarios, insisto.
 
La diferencia entre un sindicato mayoritario y otro minoritario la estableció la Ley Orgánica de Libertad Sindical (LOLS) hace muchos años. Consiste en alcanzar el 10% de la representación o el 15% en el ámbito de una comunidad autónoma, por eso CIG en Galicia y ELA-STV en el País Vasco tienen también esa condición. CCOO cuenta en estos momentos con 10.605 delegados y delegadas sindicales en el País Valenciano, lo que supone el 39,29% del total.
 
El símil puede ser útil: muchos partidos políticos se presentan a las elecciones y solo quienes superan un determinado porcentaje de votos adquiere la condición de parlamentario. Por tanto, para ser mayoritario hay que ganárselo en las urnas. No se nace mayoritario ni minoritario. Te votan o te botan.
 
CCOO PV, con esta ley, no recibirá ni un céntimo más de las arcas públicas que lo previsto en el último ejercicio. Incremento cero. Es más, todos los sindicatos recibirán lo mismo que el año anterior. Y, por cierto, se mantiene la ayuda por delegado sindical obtenido en 12,33 euros por cada uno al año, con un mínimo de 600 euros si solo tienes uno. Estrictamente proporcional. Firmado por CCOO PV.
 
Nuestra fuerza nos la dan las personas que nos votan en las empresas y, sobre todo, las más de 100.000 que están afiliadas a CCOO PV. En estar a su altura para representarlas como se merecen, ponemos nuestro empeño cada día.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.