8

ene 2016

Sobre el ejército de reserva y algo más

8 de Enero de 2016. Javier Perez Ferre

Artículo de Jaume Mayor Salvi, secretario de Acción Sindical y Relaciones Laborales de CCOO PV.


Pensar que aumentar la lista del paro es un objetivo de la derecha económica y política de este país sería tan absurdo como no darse cuenta que es un medio. Un alto volumen de desempleo  genera un estado de ánimo colectivo pesimista, derrotista, intensifica, dependiendo del grado de regulación existente en cada uno de los mercados de trabajo, el juego entre la demanda y la oferta de trabajo, y con ello produce un deterioro de las condiciones de trabajo, y construye todo un relato alrededor del mundo del trabajo que criminaliza al parado y, curiosamente, también a los trabajadores con condiciones de trabajo dignas.

No es nueva esa lógica de "no te quejes, tú al menos tienes trabajo" o en su versión reflexiva "bueno, no es lo que me gustaría, pero seguro que con el tiempo mejora". El tiempo, que suele cicatrizar algunas heridas, tanto del cuerpo como del alma, se presenta, de manera engañosa, también en el mercado laboral, como un antídoto al problema del paro y la precariedad. Es cuestión, se repite desde altas instancias económicas, de formarse, de empezar a trabajar, sin importar las condiciones de entrada. Lo demás, ser fijo, tener derechos, es cuestión de tiempo. Pues bien, esto no funciona así en el ámbito de los derechos sociales. En este terreno los cambios sólo se producen en base a una buena dosis de lucha y reivindicación mantenida, eso sí, en el tiempo. Sin esta terca búsqueda de mejoras sociales y laborales, los trabajadores y trabajadoras perderán, como algunos han descubierto estos últimos años, los derechos conquistados tras muchos esfuerzos durante décadas.

Acabamos de dejar atrás 2015, un año en el que algunos apuntan el inicio de la recuperación económica mientras otros denunciamos que ésta no será tal hasta que no llegue a casa de los trabajadores y trabajadoras (tengan o no trabajo).  En el País Valencià y en el conjunto del estado español comienza a crearse empleo, un dato que visto así, aislado de cualquier otro análisis, podría parecer positivo. Si observamos cuántos han desistido de buscar trabajo, los que han tenido que irse a buscarlo al extranjero, y, a todo ello añadimos, el tipo de empleo que se genera, la duración de los contratos, las condiciones de trabajo, los salarios, etc. la valoración, sinceramente, dista mucho de ser tan positiva como algunos pretenden apuntar.

El haber mantenido, durante tan largo periodo de tiempo como el que llevamos con esta crisis, unos niveles tan altos de desempleo , unido a un sistema de protección muy poco generoso, ha hecho caer estrepitosamente, tanto el volumen de población desempleada cubierta por el sistema, como las cuantías medias de la prestación recibida. Este contexto es esencial para explicar, no sólo el aumento del volumen de trabajadores desanimados que no tienen esperanzas en encontrar un empleo, o de aquellos cuya única salida laboral la encuentran emigrando a otros países, sino el fuerte deterioro que han sufrido las condiciones de empleo,  y como extensión de ello, el aumento de los niveles de pobreza y desigualdad. En resumen, personas trabajadoras más vulnerables y por ende más sumisas.

Los que durante estos últimos años han cargado contra el sindicalismo utilizando para ello todos los medios a su alcance (que son muchos), se ven hoy recompensados con este mercado de trabajo totalmente degradado. Recuperar derechos (y conquistar otros nuevos) y con ellos calidad de vida para la clase trabajadora, no es una tarea fácil, y para poder llevarla adelante, los primeros que deberían convencerse que es absolutamente necesario ponerse a ello, son los propios trabajadores y trabajadoras, que a través de su acción y organización, son los únicos capaces dotar al sindicalismo de la utilidad que ha tenido, que tiene y que debe seguir teniendo.

Deberíamos revisar, desde las organizaciones sindicales en general y desde las CCOO en particular, las razones por las cuales la mayoría de trabajadores y trabajadoras no participan de esta necesidad de organizarse para luchar por sus propias condiciones de trabajo/condiciones de vida. Y una vez revisados elementos importantes, como una legislación laboral que impide la celebración de elecciones sindicales en la inmensa mayoría de centros de trabajo de nuestro país (generando desafección respecto a los sindicatos de esos trabajadores), una legislación que ya ni siquiera garantiza (como hacía hasta 2012) la aplicación del convenio colectivo sectorial en las pequeñas empresas (que son la mayoría), un modelo de negociación colectiva de eficacia general con su cara y su cruz ya que permitía por una parte extender los efectos del convenio a la totalidad de los trabajadores pero que ha potenciado la falta de implicación de los trabajadores en la negociación y en la construcción y fortalecimiento de los sindicatos, una excesiva fragmentación de la clase trabajadora que no siempre ha sido atendida de la mejor de las maneras posibles por parte del sindicato o incluso un lenguaje que muchas veces en lugar de actuar como un pedagógico puente de información y de reflexión se ha convertido en una barrera entre la organización y la clase a la que representa.

Hay más elementos, muchos más, sin duda tan importantes como los enunciados, y del análisis de todos ellos debe surgir la propuesta, una propuesta sindical sobre el fondo y sobre la forma, que nos permita recuperar no sólo el prestigio, sino también la proximidad, que haga que el mensaje no lo sea del sindicato hacia sus afiliados, sino de sus afiliados al conjunto de la sociedad.

Por resumirlo en unas pocas palabras, tal y como dijo Antonio Gramsci:

"Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda vuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo vuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda vuestra fuerza".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.