20

may 2019

Europa en la sombra

20 de Mayo de 2019. Julio Conesa

El 26 de Mayo tenemos las elecciones europeas. No se habla mucho de ellas. Parece como si una vez superado el proceso electoral general ahora nos quedara la municipales como una especie de segunda vuelta para algunos o como la continuación de las generales para otros. A ello ayuda la encuesta del CIS publicada estos días.


Pero las «europeas», que siempre han sido vistas como algo secundario, resulta que están ahí, esperando el voto, la decisión de la ciudadanía y sin embargo se toman como segundo plato, como unas elecciones de segunda, como unas más. De hecho siempre se juntan con otras para aprovechar la participación que de otra manera se estima que sería muy baja.

Nadie se preocupa de poner las elecciones europeas en primer plano, reconociendo la importancia que tienen, lo sustancial de lo que decidamos y la configuración que tome el Parlamento Europeo.

Alguien debería llamar la atención sobre una realidad que hemos padecido y seguimos padeciendo: Europa decide sobre nuestras vidas, nuestra realidad, nuestro porvenir.

Las decisiones en Europa condicionan las políticas que se aplican en los países miembros. Parece que no recordemos que «el austericidio»" nos vino impuesto desde las instancias europeas, preñadas de neoliberalismo.

Parece que no recordemos que el 135 de la Constitución se modificó. Sí, aquí, por decisión del PSOE y el PP, pero por requerimiento de los poderes económicos que imperan en toda Europa.

Y como ello, todas la demás penurias que hemos venido padeciendo desde 2008. Y que lamentablemente seguiremos padeciendo si no hay un importante cambio de las mayorías en la Unión Europea, si no somos capaces de poner las elecciones europeas en primer término y comprender que hemos de hablar de lo que nos es cercano y cotidiano, pero que eso son los árboles y debemos mirar también el bosque.

No se ponen las elecciones europeas al nivel que corresponde por parte de los grandes partidos porque habría que explicar claramente porqué asumieron sin rechistar las exigencias que se nos impusieron desde los poderes neoliberales europeos.

Y reconocer esto, exigiría un cambio de posición por parte de algunos. Reconocer que hay que potenciar nuestra presencia de manera activa, coherente, comprometida por una Europa Social, Democrática, Popular, frente al Mercado Único que no ha dejado de ser.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.