4

dic 2013

La nómina que no cobramos

4 de Diciembre de 2013. Antonio Inarejos Verdejo

Por Antonio Inarejos. Federación de Servicios Privados de CCOO PV


La crisis económica está provocado un notable incremento de impagos, retrasos, prórrogas y aplazamientos en la liquidación de facturas vencidas de la administración pública valenciana. La morosidad de los organismos públicos es un mal endémico en general, pero es especialmente acusado en el País Valenciano.

Esta situación está afectando a infinidad de empresas de servicios como Ceca, Ecomed, Unilimp, Cejusa, Limpiezas Raspeig,  entre otras. Pequeñas y medianas empresas valencianas que funcionan con gran dependencia del crédito a corto plazo y con evidentes limitaciones en la  tesorería. Al no tener ese músculo financiero y no tener crédito ni ayudas de la banca, que años atrás tenían, se encuentran sin liquidez para afrontar los pagos de las nóminas de los trabajadores. Expertos economistas ya afirmaban en 2009 que el 25% de las pymes podría desaparecer si no se pone freno a esta situación, un toque de atención puesto que conforman el 99% del empresariado en España, producen el 60% del PIB y representan el 70% del empleo nacional. Ante este panorama, uno se pregunta si realmente hay voluntad política para solucionar esto. De momento, no la hemos visto. Cuatro años más tarde
seguimos peor, y la Generalitat Valenciana, en el caso que nos ocupa, es la culpable de esta situación.

Estas empresas, de momento, tienen un silencio cómplice e injustificado, solo entendido por que la administración pública les ha adjudicado contratas durante años. Pero los trabajadores estamos al límite, sufriendo el retraso continuado de nuestras nóminas y el impago de los salarios durante muchos meses. Es una situación insoportable, donde las consecuencias económicas, familiares y psicológicas, son dramáticas e irreversibles en muchos casos. Al mismo tiempo, no podemos dejar de ir a trabajar, aunque muchos días incluso, tengamos problemas económicos para coger el transporte público que nos acerque a nuestro centro de trabajo.

Desde la Federación de Servicios Privados, CCOO muestra su más profundo rechazo a la estrategia de algunas empresas del sector que utilizan a sus trabajadores con el único objetivo de presionar a las administraciones públicas, forzándoles a que les paguen. Es asimismo denunciable la inadmisible política de impagos de la Generalitat Valenciana, que es, en última instancia, la responsable subsidiaria del servicio. Todo ello está llevando a la desaparición de pequeñas y medianas empresas valencianas, por una parte, y por otra el padecimiento de los trabajadores de estas empresas.

Por último, los ciudadanos valencianos también se ven afectados, puesto que no  reciben la calidad y cantidad necesaria en la prestación de servicios esenciales para la salud pública, entre otros. ¿Dónde están los Fondos de Liquidez Autonómico? ¿Dónde está la luz del túnel? ¿Dónde están los brotes verdes? ¿Dónde está la respuesta de la Generalitat a estos trabajadores así como  a la ciudadanía? ¿Dónde está la responsabilidad de la administración pública? Las empresas del IBEX 35, están alzándose en la cotización y las entidades bancarias con pingües beneficios, pero la realidad es otra bien distinta. Sufrimiento, penuria, angustia, familias rotas, pisos perdidos y vidas destrozadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.