7

ene 2014

El futuro pasa por consolidar el tejido industrial en la comarca

7 de Enero de 2014. CCOO PV

La solución a la crisis en Elche no va a ir por el emprendedurismo, eso son cortinas de humo Hay que dar mensajes de optimismo que tengan consistencia, no solo dando premios todos los meses


Martín Carpena Palao acaba de cumplir su primer año al frente de la UI de Comisiones Obreras en Vinalopó-Vega Baja. Doce meses en los que ha visto cómo se han perdido derechos laborales y los sindicatos se han visto cuestionados, en una estrategia que, según afirma, «es más ideológica que económica».

-¿Cómo ve la situación en el mundo laboral?

-Existe temor entre los trabajadores y trabajadoras por el marco de las relaciones laborales que estamos viviendo. Creo que hay una estrategia bastante bien diseñada por los poderes políticos que nos gobiernan y los poderes económicos, los mal llamados mercados, de crear un clima social que se nos está metiendo en los huesos como la carcoma o el picudo rojo se mete en la palmera. Como resultado, las relaciones laborales se están precarizando y se nos vende que el falso mensaje de que el desempleo está bajando. Tenemos un panorama bastante oscuro.

-Los gobernantes del PP nos dicen que ya empieza la remontada...

-Desde las administraciones se está lanzado un mensaje de que se ven brotes verdes, pero yo los únicos que veo están en los parques y jardines cuando paseo. La situación que se está viviendo en la sociedad es preocupante, pero tal vez lo más preocupante sea al acojono que se está tratando de inculcar en la sociedad para que cualquier cosa sea asimilada con resignación.

-¿Ha vivido alguna situación como ésta?
-La crisis de 1973, la del petróleo, fue muy fuerte pero no tanto como ahora. En esta crisis actual hay una estrategia ideológica que está por encima de la económica. Ahora están tratando de desmantelar el estado del bienestar, repitiendo una y otra vez que no se puede hacer otra cosa: recortes en educación pública, en sanidad y en dependencia, hasta el extremo de que se han cargado la ley.

Luego tenemos el tema de las pensiones. Ha habido varios intentos de desprestigiar o de socavar el sistema público de pensiones, hasta ahora, en que este gobierno se ha cargado el consenso en torno al mayor convenio colectivo del país, que afecta a más de nueve millones de personas, y muchas de ellas manteniendo a familiares que no tienen trabajo. Se está enviando el mensaje de que el sistema público no tiene viabilidad, y no es verdad; la tiene y es imprescindible su existencia porque si no, la fractura social será mucho más grande.

-Pero es imprescindible optimizar los recursos públicos.
-Siempre hemos estado abiertos a optimizar los servicios públicos para que sean útiles, ágiles y eficientes. Eso es una cosa y otra meter la dieta Dukan elevada al cubo. En empleados públicos por población, no estamos por encima de otros países o municipios, en el caso local de Elche. Los sindicatos, ni en el sector público ni en el privado hemos tenido dogmas de fe; cuando se nos ha venido de cara hemos sido capaces de afrontar los retos que se nos ponían, pero cuando ha sido por decreto ley nos hemos opuesto. Las más de 60 reformas laborales que han afectado al Estatuto de los Trabajadores desde 1980 no han servido para crear trabajo, y la última no es solo de adecuación del mercado laboral, sino antisindical y antisocial, porque tira fuerte a las relaciones laborales, a su individualización y precarización.

-Los sindicatos, ¿son parte del problema o de la solución? ¿Van a contar cada vez menos?
-Los sindicatos somos parte de la solución; léase la Constitución en su artículo 7 lo que dice al respecto. La reforma laboral tiene un hilo conductor ideológico de generar la individualización en las relaciones laborales para quitarle poder contractual al sindicato en la empresa y la negociación colectiva.

Un estado de derecho no es solo que el partido ganador de las elecciones imponga sus medidas a base del BOE, porque los trabajadores también votan en las elecciones sindicales, igualmente democráticas, y UGT y CC OO hemos obtenido el 80% de los votos. Queremos participar en la búsqueda de soluciones a los problemas que tiene la sociedad, somos un sindicato de negociación y, evidentemente, de movilización cuando llega el caso. Eso de que los sindicatos hayan estado acomodados, nada de nada. Lo que se ha hecho ahora es intentar estrangularlos de una forma ideológicamente brutal.

-Hay más de 34.000 parados en Elche. De esos, ¿cuantos están realmente parados?
-La economía sumergida tiene dos problemas: uno, que las personas que trabajan en ella no generan prestaciones de desempleo ni otras coberturas sociales; y, dos, causa un perjuicio económico para la sociedad porque no se contribuye con los impuestos y las empresas que cumplen con sus obligaciones sufren la competencia desleal. Por eso es necesaria la complicidad, bien entendida, de administración, sindicatos y empresarios para erradicar este problema.

Ahora bien, yo entiendo que una persona que no tiene trabajo ni ningún ingreso y se vea en la necesidad imperiosa de dar de comer a su familia como sea, trabaje en la economía sumergida. Podré no estar de acuerdo, pero lo entiendo. El problema radica en la otra parte, que es la que contrata y que en un estado de derecho tiene la obligación de normalizar las relaciones laborales. Y no se puede decir que en este país tengamos una legislación rígida.

-¿Como cree que va a salir Elche de esta crisis?
-No lo veo bien. Se están generando muchas cortinas de humo sobre el emprendedurismo y por ahí no va a ir la solución. Para algunas situaciones particulares incluso significa la ruina, porque se pone en marcha un proyecto que no funciona y acaba llevándose por delante todos los bienes con que se ha avalado. Elche tiene mucho potencial, no quiero negar la capacidad de iniciativa de los ilicitanos, pero creo que la apuesta de futuro pasa por consolidar el tejido industrial y de servicio. Para eso hace falta una apuesta decidida desde la Administración, los empresarios y de todo el entramado social.

-¿En qué línea se debe incidir?
-El tema de la innovación es muy importante. El CEEI ha jugado un papel importante en el apoyo a las empresas y nosotros hemos estado también ahí, pero hacen falta más políticas activas de empleo, planes de formación tanto para las personas en activo como desempleadas. Es necesario poner todas estas situaciones encima de la mesa y poderlas discutir con un proyecto estratégico entre todos, como hicimos con el Plan Valenciano por la Economía y el Crecimiento, pero para que se cumpla. Los sindicatos siempre hemos cumplido los compromisos que hemos firmado mientras que la Administración ha sido la gran incumplidora. Hay que dar mensajes de optimismo pero que tengan consistencia, no solo dando premios todos los meses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.