9

abr 2014

CCOO, un símbolo que perdura

9 de Abril de 2014. Fernando Lezcano Lopez

Por Fernando Lezcano, secretario de Organización y Comunicación de CCOO.


El 5 de abril, CCOO reunió en Madrid a 2.200 representantes del sindicato -1600 de secciones sindicales y 600 de la estructura territorial más pegada a las empresas- en un acto que viene a dar curso a nuestros acuerdos congresuales orientados a revisar las fórmulas de organización y gestión, y que tienen como fin último reforzar las estructuras de base como clave para avanzar en el sindicalismo de proximidad que preconizamos.

El primer Encuentro Confederal de Secciones Sindicales de CCOO se apoyó en un verso de Miquel Martí i Pol que figuró como lema del mismo: "VENIMOS DE LEJOS Y VAMOS MÁS LEJOS TODAVÍA?, un verso que expresa un sentimiento, define una actitud y en lo que se refiere a CCOO, sirve para dar sentido a un proyecto. Sirve para reconocernos en nuestro pasado, para afirmar que estamos en el presente, y para decir alto y claro que vamos a disputar el futuro. CCOO no es un proyecto efímero y ninguna campaña de desprestigio conseguirá arrumbarnos en la cuneta de la historia.

Se celebran  40 años del Proceso 1001 y ahora que ha fallecido el expresidente Suárez y se ha rememorado la transición, cabe decir, para que lo recuerden unos y lo aprendan otros, que si aquel proceso fue posible se debió a la movilización responsable, masiva y democrática de las trabajadoras y trabajadores, y al papel de CCOO en ella. Y lo digo, consciente de que nuestras siglas trascenderán a los que estamos aquí, porque mientras la injusticia esté presente en las relaciones laborales y en la sociedad, siempre habrá alguien de CCOO para combatirla.

¿Por qué este encuentro?

Cuando acordamos celebrar un encuentro de secciones sindicales perseguíamos dirigirnos al conjunto del sindicato con el discurso confederal, con las propuestas de CCOO, para que lleguen nítidamente y sin interferencias mediáticas a las trabajadoras y trabajadores.  Dos de los grandes retos que tenemos por delante son la afiliación y las elecciones sindicales. Dos objetivos que exigen la implicación de todas las estructuras del sindicato.

No hace falta advertir que en un país con más del 90% del tejido productivo vinculado a la pequeña y mediana empresa y con un crecimiento constante del colectivo de autónomos, es obligado diversificar nuestras estrategias y fórmulas organizativas si queremos llegar y atender las demandas de la población asalariada. Por esta razón promovemos la constitución de equipos de extensión donde el territorio juega un papel indiscutible. Por la misma razón que suscribimos recientemente un protocolo de colaboración con la organización de autónomos UATAE, y renovamos nuestros vínculos de amistas y colaboración con el SUP, la AUGC o AUME, que estuvieron presentes en el encuentro.

Pero si esta actividad resulta fundamental, la organización del sindicato para estar "más pegados al terreno?, reforzar la sección sindical como la célula madre del sindicato, se nos antoja imprescindible. La sección sindical es la expresión organizativa que mejor explica lo que es un sindicato: la asociación libre de los trabajadores para defender sus intereses desde la fuerza que da la unión, y el ámbito en que se sustancia en primer lugar el conflicto de intereses -el conflicto capital/trabajo- es en la empresa; por eso la organización a través de la sección sindical es la más natural. La sección sindical es la que nos permite disputar, desde la empresa y el sector, la mejora de las condiciones de trabajo y la plusvalía que se obtiene por el mismo. Es la que facilita una participación más directa de la afiliación en las decisiones del sindicato; es por tanto donde cobra todo el sentido el carácter democrático de CCOO.

Pero además, concebimos el encuentro de secciones sindicales como una ocasión excepcional para conocer el recorrido de su actividad y escuchar sus reflexiones, porque los cambios que promovemos desde el 10º Congreso Confederal, no se limitan a cambios estructurales ?fortalecimiento y creación de secciones sindicales,  readscripción sectorial, fusión de federaciones, eficacia y transparencia en la gestión de nuestros recursos económicos- buscan un nuevo impulso del llamado sindicalismo de proximidad como el mejor camino para reforzar el poder contractual de las federaciones y nuestra presencia en la sociedad.

Para todo ello necesitamos afiliar, especialmente a jóvenes, mujeres e inmigrantes, los colectivos peor tratados por la crisis. Y debemos afiliar a pensionistas, empezando por retener  a las personas afiliadas que acceden a la jubilación.

Ganar las elecciones sindicales

La afiliación es una de las caras de la moneda del desarrollo organizativo, la otra, son las elecciones sindicales, que son un factor de legitimación, primero ante quienes tienen derecho al voto y por extensión, ante la sociedad.

Las elecciones sindicales son un test. Es el momento en el que los trabajadores y trabajadoras juzgan nuestra actividad y nuestra conducta. En las elecciones sindicales renovamos o perdemos la confianza de la gente a la que representamos. Su resultado determina la configuración de las mesas de negociación, nuestra presencia institucional, la distribución de los fondos públicos que ampara la Constitución, y que de forma todavía muy insuficiente, los poderes públicos asignan a los sindicatos.

No podemos conformarnos con volver a ganar las elecciones, no es suficiente mantener las distancias con nuestros competidores. Debemos hacer lo posible por mejorar los resultados y para ello, federaciones y territorios deben colaborar en la extensión de proceso electoral a miles de empresas en las que todavía no se celebran elecciones sindicales.

La campaña en su fase previa, que debemos activar de inmediato, estará acompañada del lema EXIGE, asociado a las principales reivindicaciones: empleo, salarios, pensiones, negociación colectiva, jóvenes, mujeres?, tal como ya conocen los y las responsables de Comunicación de nuestras organizaciones. Una campaña con un lema que en septiembre completaremos, y que refleja una actitud lejos de la resignación, una actitud combativa, que enlaza con nuestra trayectoria histórica, con la práctica reciente y que indica la decisión con la que queremos enfrentar el futuro.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.