6

may 2014

Un Primero de Mayo por la cohesión y la democracia

6 de Mayo de 2014. Consuelo Navarro Sanchez

Por Consuelo Navarro Sánchez, secretaria general de la UI de CCOO en Alacantí-Les Marines


Otro año más en el que celebramos un Primero de Mayo en el hay más destrucción de empleo, menos protección social y más pobreza. Una situación que venimos arrastrando desde hace ya años y que, como buen año electoral, busca disimularse con promesas políticas de brotes verdes y de recuperaciones heroicas. Aún así, el ruido de la demagogia ya no tapa la generalización de la injusticia.

No queremos ir a donde nos quiere llevar un gobierno sometido a la troika y a intereses lejanos de la ciudadanía. Por mucho que griten sus promesas, la ocupación se reduce, aumenta la precariedad laboral y se legaliza la arbitrariedad empresarial para despedir.

Por muchos lazos que le pongan, la clase trabajadora sigue perdiendo derechos. Empresas como Coca-Cola con cientos de millones de beneficios despiden personal y cierran centros de producción como el de Alicante. No es justo.

Las entidades financieras hablan de repartir dividendos sin devolver el dinero público recibido y, a la vez, busca la fórmula de no pagar las preferentes a la ciudadanía a los que engañaron de forma miserable.Con datos macroeconómicos nos quieren vender un crecimiento sin redistribución de la riqueza, es decir, injusto.

Somos una provincia que sigue destruyendo empleo. Una provincia cuyo tejido industrial se desmorona o se entrega a una actividad sumergida sin control. Una provincia en la que los maestros pagan el desayuno, y, a veces la cena, a una parte del alumnado que, de otra forma pasaría hambre. Una provincia que ve cómo se degrada la actividad económica portuaria.

Perdemos aulas de primaria, se maltrata el Valenciano, que es lengua co-oficial, hay personas que se han quedado fuera del sistema público de salud, y personas dependientes que mueren sin llegar a recibir las ayudas a las que tienen derecho. Aumenta el copago de medicamentos y servicios sociales básicos y cualquier iniciativa de los gobernantes parece dirigida a privatizar y, por tanto, encarecer, los servicios públicos.

Los jóvenes universitarios se movilizan para defender las becas y la educación pública de calidad. El sector agropecuario exige su convenio colectivo de eficacia general, los trabajadores/as de los registros civiles claman contra su privatización. Este párrafo parece un buen momento para recordar lo que ya dijo Estellés "Perquè hi haurà un dia que no podrem més i llavors ho podrem tot?.

Por eso, este sindicato está por reformular el modelo de crecimiento y patrón productivo. No es sostenible un empleo precario por temporal y a jornada parcial. No es sostenible una economía, como la alicantina, en la que tres de cada cuatro empleos están en el sector servicios. No es sostenible una economía en la que hay sumergida cada día más actividad hasta situarse, en el País Valencià, por encima del 26%, lo que supone que el erario público deja de ingresar más de nueve mil millones de euros al año. Con este dinero se puede cubrir el presupuesto de la Generalitat Valenciana en Educación y Sanidad.

Por eso, CCOO tiene propuestas alternativas que priorizan el rescate de las personas a cualquier otra consideración: Hay que recuperar el poder adquisitivo del conjunto de los salarios, en especial, del salario mínimo interprofesional, porque es la fórmula más eficaz para recuperar el consumo interno; hay que proteger las pensiones públicas desde el consenso del Pacto de Toledo, porque garantiza un sistema suficiente y sostenible.

Es vital relanzar la inversión pública productiva y recuperar el maltratado sector industrial. Hay que impulsar un modelo eléctrico basado en las energías renovables y en la soberanía eléctrica de los hogares. Hay que incrementar la protección de las personas sin ingresos o con bajos ingresos para lo que existen fórmulas como la Renta Mínima que garantizarían reducir la pobreza y el hambre, que, aunque parezca imposible, es un mal que sufren muchas personas en Alicante.

La situación social no está para más aplazamientos, es fundamental que el gobierno reconozca el fracaso de sus políticas, que deje de vender humo y que se comprometa con otras políticas generadoras de empleo. Hay que recuperar la actividad económica, tomar la iniciativa en materias como las energías renovables en las que podríamos ser líderes absolutos o la gestión del mar como fuente de actividades culturales, económicas, educativas?

Pero para esto hay que devolver la financiación a PYMES y familias, hay que logar el compromiso de las entidades financieras para que se impliquen en el desarrollo productivo local o forzar al estado a que asuma esta faena y provea la liquidez que requiere nuestra economía.

Para eso, las manifestaciones que este Primero de Mayo recorrerán este País van a ser un sonoro llamamiento a que cambien las políticas o cambiaremos a los políticos.

Nos vemos el 1º de mayo a las 11h en las Escaleras del Jorge Juan.

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.