25

mar 2015

Un Código Ético para mejorar la organización

25 de Marzo de 2015. Fernando Lezcano Lopez

Artículo de Fernando Lezcano, Secretario de Organización y Comunicación de CCOO.


El 4 de marzo de 2015, el Consejo Confederal de CCOO, reunido en sesión extraordinaria, con la asistencia de 400 personas, debatió y aprobó, prácticamente por unanimidad, un documento de especial trascendencia para mejorar la transparencia y el control de la actuación del sindicato: el llamado Código Ético.
 
El documento lleva por título "Medidas para reforzar las mejores prácticas de gobierno y control de CCOO", y su objetivo es claro: "somos el sindicato mayoritario, el mejor sindicato. Ahora tenemos que ser la mejor organización". Con estas palabras resumió el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el debate que tuvo lugar a lo largo de la mañana del 4 de marzo, y que concluyó con la votación ya conocida de 142 votos a favor, 0 en contra y 5 abstenciones (*).
 
El documento contiene medidas de aplicación inmediata y otras que afectan a normas estatutarias y básicas de la acción sindical y que deberán ser definitivamente aprobadas en el próximo congreso confederal. Pero nada será excusa para abordar de inmediato los cambios que avancen en cinco grandes ejes de actuación:
 
- Garantizar la renovación de los órganos de dirección
- Garantizar la transparencia de nuestras actuaciones
- Garantizar una adecuada actividad institucional
- Disponer de un sistema homologable de retribuciones y compensación de gastos en el marco de la actividad sindical
- Reforzar el control de nuestra actuación y el buen gobierno del sindicato 

Junto a estas pautas de intervención del sindicato que desarrolla el documento, hemos decidido crear la figura del Defensor/a de la afiliación para canalizar las quejas de las personas afiliadas al sindicato y encontrar soluciones a sus demandas.
 
Se trata de no defraudar a las demandas crecientes de una ciudadanía, cada vez más consciente de sus derechos y menos tolerante ante los casos de corrupción. La aparición en CCOO de algunas prácticas excepcionales, no acordes a nuestras normas y principios, nos animaron a responder clara y rápidamente cuando estas prácticas se han constatado y a promover cambios en nuestro funcionamiento interno, a través de medidas estructurales orientadas a favorecer un mayor control de nuestra actividad.
 
Por eso hemos querido sintetizar en los cinco ejes citados nuestras propuestas.
1/ Garantizar la renovación de los órganos de dirección, y extender la limitación de mandatos que ahora se aplica a los secretarios y secretarias generales a todos los miembros de las Comisiones Ejecutivas de la Confederación y estructuras federales y territoriales.

2/ Garantizar la transparencia de nuestras actuaciones, haciendo efectiva la presentación de una declaración de renta y bienes al inicio de su mandato de las personas elegidas para formar parte de los órganos de dirección de cada organización confederada y la propia confederación, además de dar publicidad a las cuentas y datos económicos más relevante.

3/ Garantizar una adecuada actividad institucional, reforzando las obligaciones de información y rendición de cuentas de los representantes institucionales.

4/ Garantizar una adecuada política de retribuciones y compensación de gastos en el marco de la actividad sindical, con objeto de definir un sistema común de aplicación al conjunto de la confederación.

5/ Reforzar el control de nuestra actuación y el correcto gobierno de los recursos, creando, por ejemplo, la figura del Defensor/a de la afiliación, dependiente de la Comisión Ejecutiva  Confederal, para facilitar la mejor atención a las personas afiliadas al sindicato que expresen críticas o quejas sobre nuestra actividad.

En definitiva, como recordó el propio Toxo en su intervención de clausura del Consejo Confederal, "hay que aplicar bien la solidaridad interna y los recursos para dignificar y unificar la actividad sindical. El sindicalismo es una actividad para mirarle a la cara a la gente, para visitar las empresas y hablar con los trabajadores y trabajadoras, porque si no los perderemos".
 

(*) Aunque participaron 400 personas en el debate, representando a todas las organizaciones de CCOO, solo votaron los /as miembros del Consejo Confederal. 
 

Últimas entradas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.